Sunday, January 24, 2016

Carta de Vanessa Alonso al exilio histórico

Exilio histórico que tanto amo.
Que me has visto llorar en algún que otro evento. Que viste caer mis lágrimas cuan aguacero en la esquina del Versailles una tarde cualquiera.
Amado exilio histórico que hasta me llamaste una vez dama de blanco.
Hoy quiero despedirme aunque nunca lo haga. Su amor y esta ciudad me obligan a quedarme, pero está llegando el momento de volver, y tenemos que empezar a planear nuestro regreso. Regreso que no puede mancharse con sangre. De los torturadores que se ocupen los tribunales, y cada cual valla preparando su caso. No nos podemos convertir en lo que son ellos: criminales.
Pero tenemos que regresar y me pregunto cómo. Primero tenemos que pensar en que no podemos sacar a las personas de nuestras casas y convertir a un pais entero en mendigos. Nosotros no somos eso.
Pero si tenemos que regresar por la industria que nos robaron, la bodega de la esquina, el restaurant, el hotel...
Exilio histórico que tanto amo. Yo me retiro. Sóla no puedo seguir en este empeño, y hay hambre en el mundo. Quizás Dios me hizo ángel, quizás me convierta en águila y cruze el estrecho de la Florida en dirección contraria, llevando en mi pico una nueva bandera de libertad con una estrella más.
Quizás, quizás, quizás...
Exilio histórico que tanto amo, les ruego por favor. Ahora que no tengo a Joachim de Posada a mi lado, por favor no me dejen sola.
Vanessa Alonso
Enero 24/2016

2 comments:

  1. Tu eres realmente un angelito mi querida Vanessa.

    ReplyDelete
  2. Tu eres realmente un angelito mi querida Vanessa.

    ReplyDelete